Como parte del equipo de investigación estoy muy contenta con los avances del estudio científico sobre “Imagen corporal, ingesta emocional e interocepción de jóvenes con obesidad” . Llevamos 118 pacientes reclutados y esperamos tener conclusiones pronto.

En este trabajo, participan profesionales del CECA (Centro Estudios Conducta Alimentaria) y la psicóloga Susana Saravia, define la interocepción como la  percepción de las señales corporales internas tales como la tensión muscular, las sensaciones viscerales, los estados emocionales, la picazón, el dolor, el hambre y la saciedad, entre otras. Todas estas sensaciones comparten la misma ruta neurobiológica para la generación del estado corporal y la percepción de dichos estados, siendo algunas de sus estructuras más importantes el tálamo, la ínsula, la corteza cingulada anterior, la corteza prefrontal ventromedial y la corteza prefrontal dorsolateral.

La alteración en la percepción interoceptiva podría ser causante de los trastornos de la conducta alimentaria y estaría disminuida en personas con obesidad. Personas con trastornos alimentarios no podrían diferenciar con claridad las sensaciones corporales relacionadas con la alimentación, por esto es tan importante estudiarlas.